Los Peligros de la Microgestión

Examinando los más pequeños detallesLos jefes de proyecto, gestores de grupos y gerentes somos responsables del trabajo que realizan nuestros equipos. En ocasiones, para garantizar que el resultado satisface todas las expectativas, realizamos un control excesivo de cómo se ejecutan cada una de las actividades.

Pero hemos de ser conscientes de que un control excesivo conlleva riesgos.

¿Qué es la Microgestión?

La microgestión es un exceso de control y atención a los pequeños detalles por parte del responsable de un grupo.

El gestor, en vez de dar unas directrices de cómo se ha de realizar el trabajo, examina cada una de las tareas fijándose en los detalles de la ejecución más que en la calidad e idoneidad del resultado final.

En la mayoría de los casos el responsable no es consciente de que está microgestionando y de los peligros que este comportamiento genera para el rendimiento del equipo.  Para poder identificar estos casos vamos a ver primero cómo se llega a esta situación.

Causas de la Microgestión

Hay varios factores que ayudan a llegar al punto en el que se realiza un control excesivo.

Inseguridad en uno Mismo

Esto se observa más a menudo en gestores junior que han sido promocionados desde un puesto técnico.  Si el nuevo gestor no recibe una formación adecuada de cuáles son sus nuevas responsabilidades es fácil que no salga de su zona de confort.

Por lo tanto acaba centrando su trabajo en supervisar las tareas que son habituales para él, pero que ahora realizan otras personas de su equipo.

Desconfianza en los Miembros del Equipo

Esta es otra causa muy habitual.  Cuando el gestor no tiene confianza en las capacidades del equipo, la tendencia natural es a supervisar muy de cerca todos los trabajos.

Concepción Errónea de lo que Significa Delegar

Todos sabemos que el responsable de un grupo debe delegar tareas en los miembros de su equipo. Pero delegar es algo más que enviar una tarea a alguien y controlar cómo se hace.

Delegar supone confiar en alguien la ejecución de un trabajo conforme a unas directivas.  Pero los detalles de la ejecución son responsabilidad de la persona en la que se ha delegado.

Porque es lo que Significa ser Jefe

Algunas personas todavía tienen la idea que ser el jefe de alguien supone estar encima del trabajador examinando qué hace y cómo lo hace. Este comportamiento es más propio de épocas pasadas en las que el capataz prácticamente iba con el látigo en la mano.

Hoy en día la mayoría de los equipos están formados por personas con alta cualificación.  Y el trabajo que se les pide es intelectual, y sería una incongruencia que forzáramos cómo tienen que pensar cuando precisamente se les paga para que piensen.

Riesgos de la Microgestión

Las desventajas que conlleva este comportamiento son múltiples.

Pérdida de Iniciativa

Cuando tu jefe está controlando continuamente tu trabajo e indicándote cómo debes hacer tus tareas, al final te conviertes en un autómata que hace lo que se le pide y nada más.

Por tanto, dejas de pensar en formas innovadoras de hacer tu trabajo, porque lejos de ser reconocido por tu proactividad, eres corregido por no hacer las cosas como tu jefe quiere.

Si tu equipo pierde la iniciativa, el único que puede proponer ideas innovadoras eres tú. ¿Cuánto supone para tu negocio la pérdida de ideas de mejora o de nuevos negocios?

Desmotivación del Equipo

Cuando tu responsable no tiene en cuenta tus ideas, sientes que no eres valorado.  Y esto lleva a la desmotivación.  Desmotivación que es más grande cuanta más iniciativa y creatividad tengas.

Y los estudios muestran que un equipo desmotivado rinde menos que uno motivado. Aunque no hace falta ser un académico para llegar a esa conclusión…

Pérdida de Confianza

La confianza tiene un componente recíproco.  Si muestras desconfianza hacia un miembro de tu equipo (o a todo el equipo), normalmente el afectado suele perder confianza en tí.

La pérdida de confianza dentro de un equipo genera problemas de comunicación. Se ocultan los problemas por miedo a las represalias y esto hace que el resultado del trabajo se deteriore.

El Micromanager no Realiza su Trabajo

Cuando un responsable se dedica a controlar en exceso a su equipo, deja de realizar tareas importantes asociadas a su rol.

Al centrarse en las tareas del día a día se suelen dejar desatendidas las actividades de medio-largo plazo, como la gestión de riesgos, la planificación o el análisis estratégico.

Conclusión

Mucha gente no se da cuenta de lo devastadora que puede ser la microgestión para el rendimiento de un grupo.

Como todo en la vida, nada es blanco o negro.  Como responsables del trabajo de otros, debemos ser críticos con nuestro comportamiento y analizar si en algún momento pasamos de delegar a microgestionar, o de realizar seguimiento y control a supervisar en exceso.

Y para terminar con un toque de humor, aquí tienes un vídeo de cómo microgestionar.

 

About Carlos Mateo

Ingeniero muy interesado en las nuevas tendencias en gestión de proyectos y cómo aplicarlas para mejorar nuestras empresas.
Contacto: LinkedIn - @cmateogarcia - Google +

Comments

  1. Claro, conciso y muy útil. Insuperable. Muchas gracias por la aportación.

  2. Carlos, por lo menos algo util y original en esta supersaturada y redundante internet de la Gestión de Proyectos, donde los contenidos se repiten sin pudor.
    Falta la referencia “clásica” al saber delegar.
    Un saludo,
    Antonio

    • Carlos Mateo says:

      Gracias Antonio.

      Tienes razón. Saber delegar es clave, pero este tema me lo guardo para un artículo monográfico!
      Aquí sólo menciono que una de las causas de la microgestión es el no entender lo que significa delegar.

      Un saludo

Speak Your Mind

*